25 de noviembre

El silencio tiene muchas caras.
A veces, puede ser tu mejor amigo, y otras, tu peor amigo.
Tanto como existen los silencios llevadores, de reflexión y sanadores, igual existen los silencios sofocantes, incómodos y hasta dolorosos.
El silencio a veces huele a viejo, a sudor frío, es extraño y depende del humor que tengas.
De vez en cuando es bueno, te da paz, te da la libertad de la tranquilidad. Pero no siempre sucede así, ya que tanto como me gusta escuchar el silencio cuando disfruto de estar sola, hay veces que aquel silencio me sofoca, y sufro de mi soledad.
En pocas palabras, el silencio puede ser valorado o despreciado, y la mayor parte del tiempo, no sabemos apreciarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: