8 de noviembre

Uno de mis colores preferidos es el morado.
Dos meses atrás no quería saber nada de él.
Tres migajas en la barra de la cocina delataban la vida en la casa.
Cuatro días me tomó encontrar mi lápiz de papel.
Cinco semanas pasé de dolor y sufrimiento.
Seis pajarillos me visitaron un día, pero siete minutos se tardaron en dejarme.
Ocho años y no los he vuelto a ver.
Nueve pestañeos para darme cuenta de lo que debía hacer.
Diez primaveras y los pajarillos aún no se dejan ver,
Nueve pestañeos más para dar con tu mirada.
Ocho tazas de café para completar mis estaciones.
Siete ciclos de vida para seguir bajo el mismo sol.
Seis inviernos para ver la luna clara.
Cinco brincos para brotar el llanto en llamas.
Cuatro otoños para caer del barranco más sonoro, pero solo tres primaveras para volver a florecer.
Dos vidas, unidas por el universo.
Una flor sobre nuestros ojos, que nos permite ver más allá del cerezo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: