1 de noviembre

Soy la sal que se te queda pegada en la lengua, aquella que rara vez sientes pero que siempre está ahí. Soy las veces que me paso la noche entera sin dormir, que hay revuelo y tormentas en mi mente, pero que al final siempre consigo dormir y terminar con sueños muy bellos. Soy mis alegrías, mis sentimientos y mis sueños. Soy aquella almohada fiel donde puedes llorar sin miedos. Soy una estrella, que siempre brilla pero nunca sola, sabe apreciar el brillo de los demás aun cuando yo misma brillo. Soy el fuego que abunda en la chimenea, que puede llegar a ser muy grande pero que con múltiples gotas de agua se apaga y necesita ayuda para volver a chispear y encenderse. Soy una roca en la carretera, me acompaño de otras, a veces me encuentro con otras rocas, a veces me encuentro sola y a veces me pintan de tantos colores que aprendo a lucirme sola o con otras rocas pintadas o sin pintar. Soy lo que a veces se duda en decirse, las cosas tabú de las que poca gente se atreve a hablar. Soy la luz, corriente eléctrica, que a veces está, otras veces se va o se corta pero siempre vuelve y reluce su esplendor. Soy la basura que para otros es tesoro, soy las cuerdas de un violín que a veces puede sonar por su cuenta y otras suena con ayuda de un arco. Soy mi llanto, mis penas y mis arrepentimientos, al igual que soy mis logros, mis metas y lo que más quiero. A veces se me olvida las múltiples cosas que soy, pero debo recordármelas y amarlas, porque así soy yo, y he aprendido a ser lo que más quiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: